Cepillo eléctrico Infantil. Mejor Cepillo de Dientes eléctrico para Niños

Conseguir que los niños se cepillen los dientes no siempre es fácil. Por eso es importante empezar a fomentar el hábito de cepillado desde muy pequeños y convertir el momento de la higiene bucal en una actividad divertida y emocionante, que motive a tu hijo a hacerlo cada día hasta que poco a poco vaya afianzando el hábito. Y para ello no hay mejor opción que un cepillo eléctrico infantil.

 

Cepillo eléctrico infantil. Cepillo de dientes eléctrico para niños

 

¿Los niños pueden usar un cepillo eléctrico infantil?

 

Está demostrado que el cepillo de dientes eléctrico es completamente seguro para los niños y que pueden empezar a utilizarlo a partir de los 6 años siempre con supervisión de los padres, siempre y cuando ya hayan aprendido a realizar correctamente la técnica de cepillado con el cepillo manual.

Para tu pequeño será toda una experiencia aprender a utilizarlo por sí mismo y estará ilusionado y orgulloso de usar su cepillo eléctrico. Además, los cepillos eléctricos para niños tienen unos diseños simpáticos y atractivos para los más peques de la casa.

 

 

¿Qué características debe tener un buen cepillo eléctrico infantil?

 

Tecnología oscilante-rotacional

La evidencia científica ha demostrado que los cepillos eléctricos con tecnología de movimiento oscilante-rotacional eliminan con mayor eficacia la placa bacteriana de la superficie de los dientes que los cepillos eléctricos con tecnología sónica.

Por tanto, a la hora de elegir un modelo de cepillo eléctrico para tu pequeño, lo más recomendable es que te decidas por  un cepillo de dientes rotatorio, ya que ha demostrado ser más eficaz que otros en la limpieza dental.

 

Diseño de los cabezales

Para los niños, debemos elegir un cepillo de dientes eléctrico que disponga de cabezales con un diseño pequeño y redondo. Su pequeño tamaño y su forma redondeada permitirá que pueda llegar a todos los rincones de la boca de tu pequeño, limpiando con eficacia todas las superficies dentales. De nuevo, el diseño redondeado de los cabezales de los cepillos rotatorios, los convierte en los más indicados para los niños.

También es muy importante tener en cuenta que los filamentos del cepillo deben ser de materiales de calidad y muy suaves y flexibles, para limpiar con delicadeza los dientes y las encías de los niños sin hacer daño.

 

Ergonomía

Un diseño ergonómico del cepillo eléctrico es importante, pero cuando se trata de un cepillo eléctrico infantil esto se convierte en un requisito indispensable. El mango del cepillo de dientes debe tener una forma y una zona de agarre que se adapte a la mano de los más pequeños y debe estar recubierto con materiales que mejoren el grip para que los niños puedan sujetar fácilmente el cepillo ellos solos evitando que se les resbale de las manos. Igual de importante resulta el peso del cepillo, ya que de no elegir un modelo lo más ligero posible, el niño se cansará fácilmente utilizándolo.

 

Batería recargable

Los cepillos eléctricos que funcionan con pilas tienen una gran desventaja: a medida que se van agotando las pilas, disminuye la potencia, perdiendo efectividad en el cepillado sin que se note.

Frente a esto, no hay duda de que debes escoger un cepillo eléctrico infantil recargable con batería de larga duración, que funcionan siempre a la misma potencia y cuando se agota la batería, simplemente se detienen, avisándote de que debes recargarlos. Esto garantiza que tu hijo se cepille los dientes siempre con la misma efectividad.

 

Temporizador integrado

Es importante que los niños se cepillen los dientes almenos durante los 2 minutos recomendados, y para esto no hay mejor opción que un cepillo eléctrico infantil con temporizador, que avisa del tiempo mínimo que se debe dedicar al cepillado para que éste sea completo y adecuado.

Los últimos modelos de cepillos eléctricos infantiles cuentan con un temporizador musical que no sólo indica a los niños cuánto tiempo deben pasar cepillándose los dientes, sino que además les motiva a cepillarse mejor.